lunes, 17 de octubre de 2011

Y nunca te miré...

Las personas creen ahora que con dar un click izquierdo y eliminar a un contacto se elimina una vida. Eso es imposible. El "mundo virtual" es terrible. Hoy me di cuenta que me ha eliminado, sin querer vi que estaba conectado en la computadora de mi amiga y cuando abrí mi correo el aparecía como desconectado. Ni siquiera eso me permití, darme el lujo de eliminarlo del único lazo que nos unía., él lo hizo primero. El transparente hilo que entrelaza las pantallas y las palabras se cortó. Es un hecho, he desaparecido de su vida.
Me levanté de la computadora para comer un poco de fruta con yogurth y en el acto pasé a "rebanarme" el dedo. Fue una herida profunda,y por un momento sentí que los espasmos de dolor en la punta de mi mano eran iguales a  los que sentía en el pecho. Comencé a sangrar, mucho. Las gotas cayeron por la cocina y por más que quería no podía controlarlo. Puse la mano bajo la llave de agua,coloqué café sobre la herida, pero no cedió.
Bajé corriendo las escaleras para acudir a mi vecina que es bióloga y ver si tenía un poco de alcohol. Se asustó cuando vio cómo de una pequeña cortada podía salir tanta sangre. La seguí hasta el baño para que me levara. Mientras ella buscaba entre una caja sentí unas ganas inmensas de llorar. Me sentí como una niña. estaba sola, me dolía. De pronto sentí nauseas. Luego un mareo profundo. Cuando intentaba decirle a mi vecina que me sentía mal, no supe más de mí. Escuché un grito, pasos en las escaleras. Ya estaba en el suelo y mujeres rodeándome. Es terrible perder la conciencia, cuesta trabajo volver, porque tal vez algo en mí no quería regresar. Cuando pude sentarme lloré, lloré como una mocosa que no sabe hacer más. Lloré porque él no estaba para preguntarme cómo me sentía, porque hace más de un mes que no tengo siquiera un "hola, ¿cómo estás?'", porque me sentí indefensa. Porque el cuerpo a veces reclama lo que el alma no.
Hoy no habrá gimnasio, ni risas. Hoy quiero dormir.

domingo, 16 de octubre de 2011

New soundtrack

Es curioso cómo se diluyen los recuerdos. Un rostro se va haciendo polvo y hasta cuesta trabajo recordarlo. La lluvia no es más un pretexto para estar triste. Todo caduca, incluso el amor. Y siempre llegan cosas nuevas. Canciones, libros, amigos, rostros nuevos, motivos para sonreír, otros problemas. Es cierto, el dolor se va cuando se decide. Tal vez se necesita de mucha fuerza para aceptar situaciones, entenderlas tal vez no, los seres humanos somos complicados, y habría que gastarse una vida para comprender del todo al otro. El amor a veces es tan grande que sólo acepta la felicidad del otro, y no precisamente a costa de la propia. Hace falta abrir las ventanas y caminar calles, respirar, sentir que algo vibra dentro de nosotros: la esperanza.
La vida está llena de sorpresas, buenas y malas, pero es emocionante esperar lo que sigue en la película. Recuerdo a una amiga ya grande que siempre solía decirme: "ya cámbiale el rollo a tu película", y es cierto, era necesario. Mis días tienen nuevo soundtrack. He visto de nuevo mi sonrisa en el espejo.

viernes, 7 de octubre de 2011

Epistolario del odio

Ojalá nunca vuelvas a escuchar a Mercedes Sosa o a Janis Joplin, porque me imagino sentirás que en el pecho se te incendiará un fuego que lastima. Espero que cuando necesites hojear algún libro y de pronto una dedicatoria con letras tristes lastime tu vista cortes de un tajo la hoja y la avientes, pero no lo harás porque como yo serías incapaz de lastimar un libro, tendrás que cerrarlo y guardarlo por siempre. Que cuando alguien más cambie las cortinas no recuerdes el día que las corté, las mal cosí y frustrados descubrimos que la tela tenía una horrible transparencia y después de unas horas tu perrita las hizo trizas.
Que el brazo del oso que rompí nunca se componga del todo para que cada vez que salga volando recuerdes quién lo hizo. Que cuando retomes tus deseos de aprender a tocar guitarra te acuerdes de mi desesperación y de las canciones que siempre terminaba cantándote. De mis gritos en la regadera. 
 Cuando alguien más intente poner antes los tomates que la cebolla en el sartén también me recordarás, y cuando necesites que alguien pida la comida sin un sólo resto de carne, también lo harás.
Al observar un berrinche en algún niño, tal vez cuando tengas una hija me verás ahí, en su reclamo de amor.
Es todo lo que te deseo. Mi nombre tal vez no, porque no es común, pero cuando vuelvas a escucharlo una vida entera volverá a tus ojos, no importa el lugar del mundo en el que esté.
Habla el odio, no yo.

jueves, 6 de octubre de 2011

peace

No sé de dónde ni cómo pero hoy vino hacia mí una paz inmensa. Es cierto que estoy en medio del océano y no vislumbro ninguna orilla, pero el mar siempre te lleva a tierra, y yo también encontraré mi camino. También me siento sola a veces o necesitada de cariño, pero eso también llegará y mucha gente me quiere, y mucha también me necesita. He dejado de atormentarme sabiendo los por qué, la mayoría de veces no nos sirven de nada, sólo nos angustian más. Así que dejaré que las aguas me lleven a donde tengan que llevarme. Ahora sólo me interesa estar bien conmigo misma para poder hacerlo con los demás. Me he dado cuenta que lo importante no es tanto perdonar a quien te haya dañado sino perdonarse a sí mismo.